Crónicas de viaje

Un parque en las nubes

Después de muchos años, he regresado a Medellín, la ciudad de la eterna primavera, de los paisas de raca mandaca, echados pa delante, orgullosos de su ciudad y con un espíritu cívico que envidian no solo las demás ciudades de Colombia, si no del mundo entero.

Medellín superó la negra etapa del infame Pablo Escobar y decidió convertirse en un modelo para el país, con un plan urbanístico sin precedentes que armonizó el enorme crecimiento de la ciudad, con un sistema de transporte ligero, el Metro, que inició operaciones en 1995. Cruza la ciudad de sur a norte siguiendo el curso del rio Medellín y dos Metro cables, uno al norte que sube hacia las montañas de oriente y otro al sur que sube a las montañas del occidente de la ciudad. También cuenta con una escalera eléctrica, quizás la más larga del mundo que sirve a los habitantes de la comuna trece, una de las áreas más pobres de la ciudad y construida en una zona tan pendiente que no tenía posibilidad alguna de tener servicio de transporte público. Esta escalera tiene 420 metros de longitud, está construida en seis secciones y economiza una enorme cantidad de tiempo a los doce mil habitantes de la comuna. Este desarrollo en el sistema de transporte ha sido la solución perfecta para movilizar miles de personas cada día, por toda la extensión del Valle de Aburrá y las montañas que la rodean. Para complementar este plan del gobierno, se han construido una serie de edificios públicos tales como hospitales, bibliotecas, salas comunales con diseños arquitectónicos revolucionarios y líneas que desafían lo convencional y que armonizan con los espacios verdes que se han creado dentro y fuera de la ciudad y que han convertido a Medellín en un magneto que atrae miles de turistas de todas partes de Colombia y el exterior.

Es por esta razón que la ciudad de la eterna primavera fue elegida como la ciudad más innovadora del mundo en el mes de febrero del 2013, compitiendo con 200 ciudades del mundo y después de ser declarada finalista superando a Nueva York y Tel Aviv. ¡Tienen los paisas y tenemos todos los colombianos algo de que sentirnos orgullosos!

Con un grupo de amigos y familiares tomamos el Metro en la estación de Envigado en el sur de la ciudad, Sorprende el orden y comportamiento de los usuarios, el aseo impecable y los cómodos vagones. En los rostros de los pasajeros está la sonrisa inmediata, los buenos días y la satisfacción con el servicio. Rápidamente pasamos el centro de la ciudad con su diversidad de edificios nuevos y antiguos, sus diferentes atracciones, el Jardín Botánico, el Parque Explora, el Observatorio Astronómico hasta que finalmente llegamos a nuestro destino parcial, la estación Acevedo.

Al salir, subimos unos cuántos escalones y entramos a la estación del Metro cable que fue inaugurado en el año 2004 y fue una bendición y la perfecta solución de transporte para los miles de personas que viven en los barrios al noreste de Medellín que en años pasados se caracterizaron por ser una de las comunas más violentas de la ciudad y que han sufrido un cambio radical con la creación de  parques y diversos edificios tales como gimnasios, bibliotecas, salones comunitarios al servicio de la población, que han servido para mejorar la calidad de vida de sus habitantes y reducir los índices de criminalidad del sector.

Después de seguir una fila ordenada, subimos a una de las modernas góndolas del metro cable, iniciando una empinada subida hacia la estación de Santo Domingo Sabio. Nuestra góndola flota suave y silenciosamente sobre los barrios de la comuna, calles limpias, zonas de recreación, carros que suben y bajan por las empinadas calles que serpentean bordeando las casas. Al mirar hacia arriba me sorprenden tres enormes moles que desde la distancia parecen rocas negruzcas y que al aproximarnos nos damos cuenta que son tres edificios salidos de la mente febril de un colombiano joven, Giancarlo Mazzati, que regala a esta comuna de gente pobre una de las creaciones más originales de la arquitectura de recientes años en el mundo: La Biblioteca España. Este atrevido diseño de inspiración cubista en granito negro y ventanales de líneas diagonales no convencionales, recibe el premio en la VI Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo, Lisboa 2008.

 Hemos llegado a la estación final del metro cable. Nos apeamos y caminamos hacia otro cable aéreo que nos va a llevar al Parque Arví, nuestro destino final. Esta vez el trayecto es horizontal, flotamos sobre el bosque húmedo del parque y después de recorrer 4700 metros, llegamos al Tambo. Medellín está a una altura de 1500 metros sobre el nivel del mar y ahora en el tope de las montañas nos encontramos a 2600 metros. Al salir de la estación nos da la bienvenida un pequeño mercado donde los campesinos del área ofrecen sus productos con una sonrisa, frutas, verduras, un café caliente, sus artesanías. Al pasar el mercado nos encontramos con el centro de información del parque donde un grupo de voluntarios nos dan información completa sobre la fauna y la flora de las 1700 hectáreas del parque, igualmente nos cuentan la historia del conquistador Jorge Robledo quien en 1541 exploró esta región en la búsqueda de la tierra prometida, quizás el valle de Aburrá, encontrando caminos amplios hechos por los indígenas que habitaron estas tierras antes de la llegada de los españoles.

“Arví fue la búsqueda de un valle, de un altiplano, de una conquista y un encuentro. Arví es la historia por descubrir de un pasado sin contar y un presente transformado. Arví es un recuerdo de conquistadores, de conquistados, de viajes, de crónicas, de hallazgos. Arví es un viaje al pasado, a otros tiempos, a lo de antaño.

Arví es un territorio de la memoria, de huellas imborrables, de transeúntes invisibles, de caminos empedrados terrazas levantadas. Patrimonio innegable de todos. Patrimonio natural por la naturaleza de sus bosques, del tejido de agua que la entrama, los ojos de sal que esconden entre si un pasado grabado en tiestos y vestigios de otros. Un territorio de oro, sal, piedras blancas y campos verdes queriendo contar historias. Un patrimonio colectivo de bosques nativos, especies silvestres, plantaciones artificiales, artistas con flores y piedras nobles que aún permanecen”     

El parque Arví está compuesto por cinco núcleos localizados entre las veredas de Piedra Gorda, Mazo y Piedras Blancas, en el corregimiento de Santa Elena, al oriente de Medellín, a 18 kilómetros de Medellín.

Núcleo del Tambo. Es el sitio de entrada, donde está localizada la estación del cable y el mercado.

Núcleo de Comfenalco. Está ubicado en los alrededores de la represa Piedras Blancas. Es rico en bosques nativos y allí se encuentra localizado el Hotel Piedras Blancas. Tiene un museo entomológico, alquiler de botes y zona de pesca, zona de picnic y camping.

Núcleo Confama. Area desarrollada por la Caja de Compensación Familiar, conserva huellas de los distintos grupos humanos y étnicos que se asentaron en el territorio por varios siglos. Tiene sala de cine, juegos y actividades de aventuras entre los árboles.

Núcleo de Mazo. En este núcleo se centra la actividad del municipio de Medellín hacia los pobladores. En el se encuentra el mercado Arví, el centro de Desarrollo Empresarial, escuela de Artes y Oficios, escuela de música y escuela gastronómica.

Núcleo de la Laguna. Ubicado en un sitio estratégico, donde se hace tangible el límite de lo urbano y lo rural. En este espacio se encuentran miradores naturales hacia el valle de Aburrá, desde donde se puede apreciar en toda su extensión la ciudad de Medellín, con sus miles de edificios que se elevan hacia las nubes en el valle y los centenares de barrios pobres que conquistan las agrestes montañas que rodean la ciudad.

Otra de las actividades que se puede hacer son las caminatas. Hay cuatro senderos en el parque con diferentes duraciones. Es indispensable ir con uno de los guías voluntarios, ya que es muy fácil perderse en el bosque. Nosotros tomamos la más corta que tiene una duración de dos horas. Es una caminata moderada, que se inicia con una pendiente ligera y luego desciende hasta llegar a un pequeño caserío donde encontramos dos muy buenos restaurantes que nos reciben al terminar la caminata con un formidable menú típico que nos permite escoger entre fríjoles con chicharrón, sancocho de gallina, bandeja paisa, o un buen plato de mondongo. Mientras almorzábamos, observamos que baja la temperatura, la tarde se oscurece y llegan nubes negras y vientos amenazantes. Justo cuando terminamos de comer y nos aprestábamos para regresar, se desgrana una tormenta eléctrica de proporciones bíblicas con cientos de rayos que caen por todas partes y nos llenan de temor. La cantidad de agua que cae en esos cuarenta minutos que dura la tempestad es de tal magnitud que las canales no son suficientes para evacuarla y entra por todas partes en ráfagas horizontales y todos terminamos empapados. Al terminar la tormenta, sigue una lluvia tenaz y persistente, hay rumores de que el cable ha sido inmovilizado por el peligro de los rayos. Nos dicen que van a evacuarnos en buses, pero luego nos informan que todo se ha normalizado y podemos regresar a la estación del cable para retornar a Medellín. Un último regalo, cuando bajamos, se prenden las luces de la ciudad y desde la altura del cable en Santo Domingo contemplamos un panorama increíble de la ciudad de la eterna primavera que queda grabado en nuestra memoria para siempre.

 

Write a new comment: (Click here)

SimpleSite.com
Characters left: 160
DONE Sending...
See all comments

| Reply

Latest comments

18.05 | 08:58

Bárbara, lamentablemente no pude leer su comentario porque está incompleto. Gracias, Humberto.

...
18.05 | 01:17

Mi nombre es Barbara y me baso en Noruega. Mi vida está de vuelta! Después de un año de matrimonio roto, mi marido me dejó con dos hijos. Sentí que mi vida esta

...
26.03 | 08:54

Felicitaciones Humberto por esta pagina donde nos pones en contacto con tu personalidad y encontramos un momento de esparcimiento y paz al leer tus escritos.

...
05.09 | 05:21

Un saludo literario, cargado de todo el afecto y admiración que se merece mi primo. Soy tu seguidora y te leo con ahínco, y prisa, soy adicta y tu fans

...
You liked this page