Para disfrutarlos

Contagio

Primer Premio IV concurso Literario Internacional organizado por el grupo Literario “Palabras” de Sydney Australia, bajo el tema “El amor en todas sus facetas”  24 de Febrero 2007

Finalista Publicado en el libro IX Edición Relatos de Viaje Moleskin 2014. España.

 

Siguiendo la rutina de todos los días, Hipólito se subió en el tren de las siete de la noche en la estación Central para regresar a la casa. Siendo un usuario del servicio de transporte urbano, estaba acostumbrado a observar quienes iban a ser sus acompañantes antes de dedicarse a la lectura del periódico. A su lado estaba una elegante dama, a quien le calculó unos cuarenta y cinco años, y siendo un hombre de muy buen gusto consideró que para él, ella estaba en la plenitud de su madurez y belleza. Un delicado perfume emanaba a su alrededor lo cual lo hizo sentir plenamente satisfecho de tenerla de  compañera de viaje.  

En el asiento del frente, una pareja muy joven, hermosos ambos, llenos de vida y alegría que es el estado natural de quienes andan por este mundo cargando en sus espaldas entre quince y veinte años de edad. Por las miradas que se cruzaban, sensuales, lánguidas y llenas de dulzura, Hipólito dedujo que estaban profundamente enamorados.

Cuando el tren partió y se aprestaba a sacar el periódico de su maletín para leer, vio que el muchacho tomó el  rostro de la chica entre sus manos y le dio un largo y apasionado beso, al cual respondió ella arrimándose a él lo más que el espacio se lo permitía. Así abrazados, continuaron besándose y acariciándose apasionadamente, ignorando a los pasajeros que los miraban sorprendidos, unos sonriendo, otros con cara de incredulidad. Hipólito trató de leer el periódico sin lograrlo. A pesar de su esfuerzo, una y otra vez sus ojos se dirigían a la pareja que continuaba sus alborotos amorosos.

Sintió que un halo de electricidad estática rodeaba a la pareja y que efluvios que nacían de lo más profundo de sus seres llenaban el aire de esa fuerza química misteriosa que lleva a los humanos a entregarse mutuamente en comunión de amor sin importarle las consecuencias y a los animales a emparejarse en el momento en que la naturaleza se lo ordena. La escena amorosa se hacía más ardiente cada minuto, y por un momento Hipólito pensó que estos jóvenes iban a cometer el desacierto de desnudarse públicamente para hacer el amor en presencia de quienes viajaban en el tren. Sintió que le faltaba el aire, se aflojó el nudo de la corbata y se desabotonó el cuello y aun así no se sintió confortable.  

Con disimulo miró a la señora que venía a su lado y pudo observar que estaba bastante ruborizada, se notaba nerviosa y se limpiaba delicadamente el rostro con un pañuelo. Como él, ella tampoco podía evitar de mirar a la pareja que continuaba sin ninguna timidez sus besos y caricias. Su rostro reflejaba un gesto indefinido que Hipólito no pudo saber si era de rechazo o aprobación.

Al detenerse el tren en la primera estación, los enamorados se apearon y a través de la ventanilla, los pasajeros del tren los siguieron con las miradas a lo largo de la plataforma. Todavía se besaban cuando el tren partió. Alguien hizo un comentario jocoso sobre la pareja, otro los condenó por atrevidos. Hipólito trató de decir algo, pero mirando la seriedad de su casual acompañante, prefirió quedarse callado para no ofenderla.

Veinte minutos más tarde, el tren llegó a la estación terminal y todos los pasajeros se bajaron. Debido a la cantidad de gente, Hipólito caminaba muy cerca de la dama que había viajado a su lado. Recorrieron la plataforma, subieron las escalinatas y cuando atravesaban los jardines de la estación, la señora se dirigió a Hipólito y le dijo: 

— Perdone caballero que lo moleste, la verdad es que no me siento bien. ¿Sería usted tan amable de venir a mi apartamento y me acompaña mientras  me pasa la fiebre? Creo que esos adolescentes del tren me contagiaron el virus del amor.

Write a new comment: (Click here)

SimpleSite.com
Characters left: 160
DONE Sending...
See all comments

| Reply

Latest comments

18.05 | 08:58

Bárbara, lamentablemente no pude leer su comentario porque está incompleto. Gracias, Humberto.

...
18.05 | 01:17

Mi nombre es Barbara y me baso en Noruega. Mi vida está de vuelta! Después de un año de matrimonio roto, mi marido me dejó con dos hijos. Sentí que mi vida esta

...
26.03 | 08:54

Felicitaciones Humberto por esta pagina donde nos pones en contacto con tu personalidad y encontramos un momento de esparcimiento y paz al leer tus escritos.

...
05.09 | 05:21

Un saludo literario, cargado de todo el afecto y admiración que se merece mi primo. Soy tu seguidora y te leo con ahínco, y prisa, soy adicta y tu fans

...
You liked this page